Sistemas del verde:

       Del verde urbano a los espacios naturales

 

En el taller de LOS SISTEMAS DE VERDE los alumnos estudiarán el territorio a través de la identificación de sus infraestructuras verdes, evaluarán su situación y potencialidades , plantearán intervenciones a fin de establecer, consolidar y mejorar la misma.

Se trabajará sobre el concepto de INFRAESTRUCTURA VERDE, analizando el territorio, conoceremos sus estructuras, su funcionabilidad y los servicios ecosistémicos que aportan.

El proyecto final, deberá articular una propuesta planificada en el tiempo, que dé respuesta a los conflictos que se producen en el área de estudio y potencie sus valores de cara a nutrir de servicios ecosistémicos a las poblaciones que lo rodean.

Taller B1 (Los Sistemas del Verde: del Verde Urbano a los Espacios Naturales)

9 ECTS, 60 horas lectivas.

Primer taller del módulo: Los Sistemas del Verde. Se realiza a lo largo de seis semanas, con clases martes y miércoles de 15:30 hs a 20:30 hs.  En el taller se orientará a la experimentación proyectual a partir de la consideración y la gestión de la biodiversidad y la implementación de un ecosistema, considerando sus propiedades emergentes aplicadas al diseño del paisaje.

Taller B2 (Los Sistemas del Verde: del Verde Urbano a los Espacios Naturales)

9 ECTS, 60 horas lectivas.

Segundo taller del módulo: Los Sistemas del Verde. Se realiza a lo largo de seis semanas, con clases jueves y viernes de 15:30 hs a 20:30 hs. En el taller se trabaja sobre el concepto de infraestructura verde, como complemento del primer taller, estableciendo la secuencia de acciones a desarrollar, su evaluación en términos de mejora de los sistemas y su resultado en el lugar, además de considerar su evolución en el tiempo.

Objetivos

El programa docente del taller plantea una reflexión sobre los procesos que construyen los territorios, interpretados desde las diferentes formas del paisaje vegetal. Para ello se identifican distintas situaciones de estudio en las que proponemos intervenciones en el paisaje sobre la base de la proyectación de los procesos; en este sentido, hablamos, además de la vegetación, de calidades de suelo, de climatología, de hidrografía, etc., así como de dinámicas relacionadas con aspectos de construcción urbana y territorial, o de las transformaciones de los paisajes llamados naturales. Tomamos situaciones límites y características de las dinámicas naturales para reflexionar sobre la problemática de gestión de grandes territorios.

Vegetación

Si hipotéticamente la especie humana pudiera vivir al margen de la destrucción de los hábitats que nos sustentan desde una sociedad única y exclusivamente tecnológica, seguramente moriríamos de pena; para vivir necesitamos algo más que comer y dormir…

Para comprender la relación entre sociedad urbana y medio hay que entender la ciudad como un ecosistema: un sistema complejo de relaciones entre elementos bióticos y abióticos así como entre un núcleo central integrador y una periferia que lo complementa. “El mantenimiento de la complejidad de los sistemas urbanos se fundamenta en la explotación de recursos ubicados en ámbitos más o menos alejados “. Las referencias al metabolismo ‘de la ciudad o en la invasión periódica que efectúan los metropolitanos sobre los territorios circundantes en busca de esparcimiento hay que contemplarlos desde la óptica de aquella explotación.  A escala planetaria, el fenómeno del turismo es la prueba evidente de esta explotación ‘urbana’ de la naturaleza.

Ecosistema y complejo ya han sido mencionadas.  Otra vez aparece en el planteamiento de la relación entre medio ambiente y biodiversidad. Este último término lo caracterizan como una medida de calidad ambiental y en la definición se reitera otra palabra clave: la variabilidad jerárquica entre organismos vivientes y los “complejos” ecológicos de los que forman parte.  Una medida tal vez, y valga la redundancia, inconmensurable.  En consecuencia: un argumento tópico respecto de la biodiversidad es que es imposible proteger aquello que se desconoce.  Hoy, sin embargo, no se trata de conservar “cosas” sino procesos…  Y nos podremos preguntar: ¿cuál es la extensión mínima de territorio para mantener una población?  O bien, ¿cuál es el número crítico de individuos para mantener una especie?  Como hace tiempo advirtió Jaume Terradas, la variación y la ósmosis entre las teselas geográficas de las especies forman un continuum más que regiones con límites diáfanos. Así pues, aplicar la medida de biodiversidad no resulta fácil.

Marti Boada
Sistemas del verde

Consulta el trabajo de los alumnos

Análisis cualitativo (*competencias) y cuantitativo (creditos ECTS):

*De acuerdo al marco de competencias de EBANELAS ECLAS